Accés al contingut Accés al menú de la secció
Inicio  > Políticas  > Políticas catalanas  > La mitigación del cambio climático  > La incorporación del cambio climático en la evaluación ambiental del planeamiento urbanístico
 

La incorporación del cambio climático en la evaluación ambiental del planeamiento urbanístico

Planejament urbanistic
La Subdirección General de Evaluación Ambiental y la Oficina Catalana de Cambio Climático de la Generalitat de Catalunya trabajan desde el año 2007 en la incorporación de los aspectos de cambio climático a la evaluación ambiental estratégica de planes y programas.

Durante el periodo 2007-2016, la Oficina ha evaluado unos setenta planes sectoriales y un centenar de planes urbanísticos, de los cuales se ha solicitado que informen del impacto sobre las emisiones de CO2 y se han introducido recomendaciones explícitas sobre las propuestas urbanísticas en el ámbito de la adaptación de los territorios más vulnerables.

De este proceso, surge la necesidad de disponer de herramientas de cálculo que faciliten esta tarea a los consultores ambientales. Así pues, se constituyó un grupo de trabajo técnico que culminó el año 2012 con la presentación de una herramienta de estimación de emisiones de CO2 generadas por los planes de ordenación urbana municipal (POUM) que calcula las emisiones de los usos energéticos residenciales, de la movilidad y del ciclo del agua.

Con la entrada en vigor de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, la consideración de la mitigación y la adaptación al cambio climático en la evaluación ambiental estratégica de planes y programas se convierte en un mandato legal. Este mandato queda rubricado con la Ley 16/2017, de 1 de agosto, de cambio climático aprobada recientemente por el Parlamento de Catalunya.

Por ello el grupo de trabajo ha encargado a una consultora especializada la actualización de la herramienta de cálculo de planeamiento general así como su aplicación al planeamiento urbanístico derivado.

Las mejoras técnicas introducidas en la nueva herramienta se basan en mejorar los factores de emisión de los usos residenciales, ampliar el ámbito de aplicación para considerar los consumos de los usos energéticos comerciales, equipamientos e industriales, así como las emisiones generadas en la gestión de los residuos municipales.

Fecha de actualización: 20.11.2017