Accés al contingut Accés al menú de la secció
Inicio  > Políticas  > Acuerdos internacionales

Acuerdos internacionales

Acuerdos internacionales

El primer reconocimiento internacional del problema del cambio climático y de la necesidad de actuar tuvo lugar, en 1992, en el marco de la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro, cuando se aprobó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, como elemento central de los esfuerzos mundiales para combatir el calentamiento de la Tierra.

 

La Convención Marco entró en vigor el 21 de marzo de 1994, y la han ratificado 194 Estados.El objetivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático es la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que evite interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático. Desde que entró en vigor, las partes en la Cumbre –los países que han ratificado, aceptado o aprobado el tratado o se han adherido a este– se reúnen anualmente en la Conferencia de las Partes (conocida como COP, por las siglas en inglés: Conference of the Parties). 

 

En diciembre de 1997, después de dos años y medio de negociaciones, se celebró en Kioto (Japón) la tercera Cumbre sobre el Clima. El objetivo de la Cumbre de Kioto era establecer un protocolo vinculante de reducción de las emisiones. A consecuencia de ello, 38 países industrializados se comprometieron a alcanzar una reducción de los gases de efecto invernadero de un 5% para el período 2008-2012 respecto a los niveles del año 1990. El Protocolo de Kioto entró en vigor el 16 de febrero de 2005 y, hasta ahora, 184 países lo han ratificado y estableció compromisos hasta el año 2012.

 

El Acuerdo de París, aprobado en la última conferencia COP21 celebrada en París en diciembre de 2015, ha acordado un nuevo compromiso histórico para combatir el cambio climático e impulsar medidas e inversiones para un futuro bajo en emisiones de carbono, resiliente y sostenible.El Acuerdo tiene por objetivo mantener el aumento de la temperatura de este siglo por debajo de los 2ºC y reforzar la capacidad para hacer frente a los impactos del cambio climático.