Accés al contingut Accés al menú de la secció
Inicio  > Se estabilizan las emisiones de ...
 
Viernes, 29 de diciembre de 2017

Se estabilizan las emisiones de CO2 en Cataluña después de un periodo de descenso

Las emisiones difusas, correspondientes a las actividades no incluidas en el régimen del comercio de derechos de emisión, han descendido casi un 2% el último año evaluado, situando Cataluña dentro de los objetivos de reducción marcados de cara al año 2020


imagen humos

El último informe de progreso de los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEH) de la Oficina Catalana del Cambio Climático (OCCC), correspondiendo a los datos del año 2015, señala que las emisiones se han estabilizado. Concretamente han sufrido un ligero aumento del 0,8%, con un incremento de 0,3 millones de toneladas en relación en el 2014. Desde 1990, las emisiones totales de GEH han seguido una evolución creciente hasta el 2005, año que marcó un pico histórico de emisiones y a partir del cual se inició un cambio de tendencia a la baja que se mantuvo hasta el 2013. Los años 2014 y 2015 se produjo un muy ligero ascenso de las emisiones, provocado principalmente por el incremento en dos sectores, el procesamiento de la energía y la agricultura.

Las emisiones de GEH durante el 2015 son un 12% superiores a las de 1990. Las emisiones de Cataluña representaron un 13% de las del Estado español –que las ha aumentado un 3,5% respecto del año anterior– y el 1% de las de la UE-28.

Las emisiones difusas, correspondientes a las actividades no incluidas en el régimen del comercio de derechos de emisión –como el transporte, los residuos, la agricultura, los servicios, la energía o la industria no regulada–, que representan un 67% del total –29 millones de toneladas de CO2–, han descendido casi un 2% el último año evaluado, con 547 millares de toneladas menos que el año precedente. Este dato sitúa Cataluña dentro de los objetivos de reducción marcados de cara al año 2020.

A pesar de esta reducción global en los sectores no regulados, las emisiones en el ámbito de transporte han sufrido un incremento del 4%, que habrá que ver si se mantiene en los próximos años.